VELAS, INCIENSO, LÁMPARAS

Crear un ambiente acogedor pero también con un halo sagrado puede convertir una práctica rutinario en algo hermoso, transformador. Para ello, podemos utilizar estos elementos que van a ayudarnos a calmar dos de nuestros sentidos principales: la vista, ayudándonos a crear imágenes bellas, pránicas, y suaves y el olfato, el sentido más primitivo y que nos conecta de una manera más pura con nuestras experiencias y recuerdos.