8 CONSEJOS para una vida ZERO WASTE

¿Te has dado cuenta alguna vez de la gran cantidad de residuos plásticos que generamos en un día? ¿Y en una semana? ¿Te has parado a observarlo? ¿Cuántas veces tenemos que sacar la basura de los plásticos en comparación con los otros desechos? Seguro que muchas más. Y es que vivimos en una sociedad donde todo lo que puede ser plastificado, se plastifica. Esto ha generado un gran problema: océanos llenos de plásticos, parajes naturales saturados de plástico, animales que los confunden con alimentos y los ingieren. Según los análisis del agua, estamos bebiendo micropartículas de plástico.

zero residuo

Y ante esta problemática, comienza a surgir un movimiento que intenta crear conciencia del peligro para la naturaleza y para nosotros mismos que supone este consumo desorbitado de plástico y esta generación abrumadora de desperdicios: Zero Waste o Resido cero.

El movimiento Zero Waste en España

En España, el movimiento Zero Waste ha comenzado a tener un calado profundo en la sociedad. Por fortuna, muchos supermercados (como Lidl o Mercadona) se empiezan a poner las pilas respecto a esta demanda de los consumidores de intentar generar menos plástico, y han optado por bolsas de papel o bolsas recicladas.

Esto quiere decir que todas estas campañas (como la de Greenpeace) que nos advertían de la importancia de no generar tantos plásticos comienzan a dar sus frutos. Eso unido a la nueva tendencia al minimalismo, al «hazlo tú mismo», nos lleva, por suerte, a tomar conciencia de esta problemática y a tomar cartas en el asunto.

¿Es posible lograr el «residuo cero»

Vivimos en una sociedad de consumo donde realmente se torna difícil llegar al «Residuo Cero». Aunque hay muchas cuentas por internet (en Instagram unas pocas) que nos dan ideas, lo cierto es que, dependiendo de dónde seamos, podemos conseguir generar menos residuos o no. Por ejemplo, en Madrid o en Barcelona existen tiendas Zero Waste que te sirven prácticamente todo a granel (champús, detergentes, aceites, etc.) Pero en Cádiz, pues no… Por lo que tendremos que buscar estrategias para generar la mínima cantidad de residuos, pero quizás no todo lo que os gustaría. Sin embargo, cualquier acción es buena.

¿Es lo mismo residuo cero que reciclar?

No, no es lo mismo. El movimiento Zero Waste intenta que generemos poca cantidad (o ninguna) de residuos, mientras que el reciclaje lo que hace es que esos productos que consumes, los catalogues según el material para volver a usarlos. Sin embargo, con el tiempo se ha descubierto que no es suficiente con reciclar porque, además, muchos productos son difíciles de reciclar, por no decir imposibles (como las finas bolsas de plástico par la fruta de los supermercados).

¿Qué podemos hacer para generar menos residuos?

Aunque aún nos queda un largo camino por delante, podemos realizar pequeñas acciones en nuestro día a día para comenzar a generar menos residuos. Esto, además, supondrá un ahorro económico importante a medio y largo plazo. ¡Ya lo verás!

  1. Deja de beber agua embotellada. En serio, el agua del grifo (en España) es totalmente potable y está regulada estatalmente, no hay peligro y es una tontería. Si necesitas llevar agua, cómprate una botella indicada para ello (las hay de acero, de bambú, de cristal…).
  2. Usa cepillos de dientes de bambú o biodegradables. Los cepillos de diente (que duran 3 meses solo) son un gran problema para reciclarlos. Pero ya venden (y a precios económicos) cepillos hechos con bambú que se biodegradan en 3 meses.
  3. Usa pastillas de jabón, desodorantes (como la piedra de alumbre) y champú sólido. Tienen las mismas propiedades (incluso mejores) y nos ahorramos el envase.
  4. Usa la copa menstrual y compresas de tela. La copa menstrual es revolucionaria, te permitirá vivir de otro modo tu regla y puede durarte hasta 3 años. Las compresas de tela son lavables.
  5. Utiliza bolsas reutilizables para tus compras. Incluso bolsas para comprar frutas y verduras y pesarlas.
  6. Piensa bien si necesitas comprar ese producto. Muchas veces compramos de manera compulsiva, y esto genera también residuos. Seguro que si te paras a pensar si de verdad necesitas eso que quieres, el 90% de las veces tu respuesta sea «no».
  7. Prioriza tus compras en comercios locales. Es verdad que hoy día tenemos la facilidad del clic en internet, pero muchos productos podemos encontrarlos en nuestro comercio más cercano. Aprovecha y así potencias la economía de tu localidad.
  8. Evita utilizar productos de un solo uso (como vasos de plástico, pajitas, botellas de agua…) y opta por comprar productos de larga durabilidad para más usos.

Y estas son algunas de las acciones que podemos ir realizando para poder llevar una vida mucho más respetuosa con el medio ambiente. Existen miles de alternativas para vivir en consonancia con la naturaleza y respetarla al máximo.

Y recuerda que la más importante de todas es plantearse si realmente necesitamos comprar eso que queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *